sábado, 24 de agosto de 2013

Pioneros, de Willa Cather

Tenía este libro pendiente de leer desde hacía más de un año. Me había gustado tanto Mi Ántonia que quise leer más de esta autora, y Pioneros me pareció una opción magnífica. Por dos razones: porque es la obra más conocida de Willa Cather, y porque trata también el tema de los pioneros americanos que se asentaron en las praderas de Nebraska. Y la verdad es que no sé la razón por la que he ido postergando la lectura de este libro, porque perfectamente se lee de una sentada. No es muy largo (270 páginas) y tiene una lectura amena y fácil. Me encanta la forma de escribir de Cather. Hace unas descripciones maravillosas, sobre todo de los campos de Nebraska, lugar que conoce perfectamente porque vivió allí de pequeña.

Bueno, en fin, que me ha resultado un libro muy ameno, con un arranque muy bueno. El final me ha parecido que tiene un poco menos calidad que la primera parte, pero bueno, es solo una opinión, aunque tal vez piense así porque hay ciertos detalles del final que me han chocado un poco en una autora a la que a priori calificaría como un poco más audaz (no quiero contar nada en concreto para no destripar la historia). Otra vez nos encontramos con una protagonista fuerte y que se enfrenta sin complejos a todos los convencionalismos de la época, sobre todo en lo referente al tema del lugar que la mujer ocupa en la vida.

Digo otra vez porque ya en Mi Ántonia (1918) vimos a otra mujer de carácter enfrentándose al mundo, pero en realidad Pioneros (1913) fue escrito antes, aunque yo lo haya leído en desorden. Ambas obras forman parte de lo que se conoce como Trilogía de la pradera, junto con El canto de la alondra (1915). Pero da igual el orden en que se lean porque no forman una serie, sino que sólo comparten temática: el asentamiento de los inmigrantes europeos en las praderas americanas, y sus durísimas condiciones de vida derivadas principalmente de tener que realizar un trabajo para el que no estaban preparados, pues la mayoría de ellos eran artesanos de distintas ramas y no tenían ni idea del trabajo de agricultor o ganadero. Tanto Ántonia como Alexandra (esta última protagonista de Pioneros) son capaces de ver más allá de esos problemas de adaptación a la tierra, y consiguen triunfar en un mundo tan duro y masculino como el del campo.

Así que nada, recomiendo su lectura. Y por mi parte ya he empezado el tercer libro de la trilogía, El canto de la alondra. Ya contaré qué me ha parecido cuando lo acabe.

jueves, 15 de agosto de 2013

Patrick Labyorteaux/Andy Garvey

Bueno, tras mes y pico sin pasar por aquí ya va siendo hora de actualizar un poco esto. La verdad es que el calor veraniego no invita precisamente a sentarse delante del ordenador, pero bueno, tampoco es cuestión de olvidarse de mi pobre blog. Y nada mejor que continuar con alguna biografía de la serie de televisión. Hoy toca la de Andy Garvey, ese niño rubito hijo de Jonathan y Alice Garvey que tanto me gustaba cuando era pequeña.

Resulta que el actor que le da vida es Patrick Labyorteaux, cuyo apellido nos suena bastante, y no porque sea muy común precisamente, sino porque lo comparte con otro miembro del elenco de la serie. Efectivamente, es hermano de Matthew Labyorteaux, que hacía de Albert Ingalls. Quizás nos confunda un poco el apellido, y es que unas veces lo vemos escrito como Laborteaux y otras como Labyorteaux, pero tiene una explicación. El apellido en origen es Labyorteaux, pero cuando comenzaron sus carreras artísticas (haciendo anuncios publicitarios para televisión) siendo muy pequeños, su agente les convenció para cambiar un poco el apellido, porque decía que era bastante difícil de pronunciar, y eso no sería bueno en los castings. Así que quitaron la "y" y lo dejaron en Laborteaux. Así lo usaron unos diez años, pero después volvieron a utilizar su verdadero apellido.

Patrick nació el 22 de julio de 1965 en Los Ángeles, California, de modo que es un año y unos meses mayor que su hermano Matthew. Ambos fueron adoptados, y además estaban catalogados como niños problemáticos para la adopción, pues aparte de que ya no eran unos bebés recién nacidos, tenían ciertos desórdenes mentales que hacían difícil la adopción. Ron y Frankie Labyorteaux adoptaron primero a Patrick, y les fue tan bien la experiencia que después se animaron con Matthew. Con los dos niños consiguieron superar sus problemas de salud.

Patrick mostró aptitudes para la actuación desde muy pequeño, y después le siguió su hermano, aunque animados siempre por su madre, que provenía de una familia de artistas variados. Aparte de su papel en La casa de la pradera, Patrick ha participado en muchas series de tv, y en algunas películas menores. Entre las series destacan Starsky y Hutch, Vacaciones en el mar, Navy: investigación criminal, JAG. Alerta roja, Sin rastro, C.S.I. o Entre fantasmas. Sin duda, aparte de La casa de la pradera, es conocido por su papel en JAG. Alerta roja. Patrick está casado y tiene un hijo.