viernes, 3 de mayo de 2013

Manta multicolor


Sigue mi enamoramiento de las colchitas multicolores hechas con cuadritos de la abuela. Son ideales para aprovechar restos de lana de otros trabajos, pero el caso es que son tan adictivas que incluso tengo que comprar a veces lanas nuevas para continuar con la obra, con lo cual es una especie de pescadilla que se muerde la cola. O sea, intento gastar los restos antiguos de lana que me quedan pero a la vez voy comprando otras lanas que me gustan y que le van bien a la colcha. Esto tiene que ser una enfermedad, jaja.


En fin, la cuestión es que disfruto muchísimo haciendo estos cuadraditos. Ya he hecho algún que otro cojín (uno de los cuales me lo ha robado un gato, jeje) y unas cuantas mantitas. Esta que traigo ahora es la última que he hecho, aunque me falta quitarle los hilos, cosa que odio hacer y que voy retrasando todo lo que puedo, y sobre todo hacerle el borde. Pero bueno, no hay prisa, como decía la famosa abuela de la fabada.

Odio quitar hilos