miércoles, 28 de septiembre de 2011

Victor French

Victor Edwin French nació el 4 de diciembre de 1934 en Santa Barbara, California, y falleció el 15 de junio de 1989, con 54 años de edad, en Los Angeles, California.

Su padre, Ted French, fue actor y doble en películas del oeste en los años 40, y así comenzó también su carrera su hijo Victor, como doble en westerns televisivos. Su debut fue en un pequeño papel en Lassie (1954). Como otros miembros de la serie La casa de la pradera, participó en Bonanza, pero sin duda el papel que le dio fama mundial fue el de Isaiah Edwards en La casa de la pradera, donde actuó desde 1974 hasta 1977, y tras un paréntesis, desde 1981 hasta 1983. El otro papel de su vida fue el de Mark Gordon en Autopista hacia el cielo (1984-1989).

En 1977 dejó el rodaje de La casa de la pradera para rodar su propia serie, Carter Country, donde interpretaba a un policía de un pequeño pueblo. Cuando la serie terminó, Michael Landon permitió que volviera a su papel de Edwards, y ya rodó desde el 1979 hasta el final de la serie, en 1983.

Agente 44
French y Landon eran muy buenos amigos. La casualidad quiso que ambos murieran de cáncer a los 54 años. Ambos eran fumadores empedernidos desde muy jóvenes, y ambos fueron diagnosticados de sus respectivas enfermedades solo unos pocos meses antes de morir. Victor French en concreto fue diagnosticado de cáncer de pulmón en abril de 1989, y murió el 15 de junio de ese año, apenas dos meses después.

Estuvo casado dos veces y tuvo 3 hijos con su primera esposa.

Como curiosidad para los fans, era el agente 44 en la divertidísima serie Superagente 86.

lunes, 26 de septiembre de 2011

Bear tracks y bear´s paw

Bear tracks
Estaba el otro día leyendo un blog americano sobre patchwork y de pronto leí un párrafo de uno de los libros de Laura Ingalls Wilder. Esto no es nada sorprendente, pues en Estados Unidos hay montones de fans de esta escritora, especialmente entre las aficionadas al patchwork. Bueno, en fin, me llamó mucho la atención un detalle, y es que en el párrafo del libro se hablaba de unas colchas de patch que estaban haciendo Mary y Laura aprovechando que el crudo invierno no les permitía hacer otras actividades fuera de casa, y lo que me sorprendió es que no me sonaba nada de lo que leía, a pesar de haberme leído dicho libro no hacía mucho tiempo. Justo en ese momento ví un comentario de Evam en mi entrada sobre la Negra Susana, hablando de que en ese mismo libro la nombraban sin la a final, y entonces me dí cuenta del montón de errores de traducción que deben tener los libros de Laura, o por lo menos este en cuestión, que no es otro que A orillas del río Plum.

En el capítulo 36 de A orillas del río Plum, titulado Invierno en la pradera, podemos leer: Mary estaba todavía cosiendo un sombrero con nueve retales. Laura empezó a hacer una colcha con pedazos de piel de oso. Era más difícil que el sombrero porque la colcha tenía costuras oblicuas, muy difíciles de alisar. Cada costura debía quedar completamente recta antes de que mamá le permitiera empezar otra, y a menudo Laura estaba varios días ocupada en una sola.

El original dice: Mary was still sewing nine-patch blocks. Now Laura started a bear's-track quilt. It was harder than a nine-patch because there were bias seams, very hard to make exactly right before Ma would let her make another, and often Laura worked several days on one short seam.

Cualquier parecido entre ambos párrafos es pura coincidencia. No me hace mucha gracia criticar, pero se nota que quien ha traducido este libro tiene poca idea de patchwork. Hasta cierto punto no me extraña, ya que el patchwork se puede decir que es conocido en España desde no hace mucho. Pero por otro lado, la edición española que estoy manejando es del 2003, o sea que no es tan antigua como se podría pensar. Me parece que ya podían haber hecho una revisión. Creo que hay una nueva edición, pero no tengo ni idea de si han arreglado estos fallos. Lo más gracioso del tema es que en los créditos del libro no dice quien es el/la traductor/a. Y no es que yo sea precisamente una experta ni en patchwork ni en inglés, pero hasta a mí se me hace raro leer esa traducción.

Bueno, lo que la autora quería contar es que Mary todavía estaba cosiendo sus bloques de nine-patch (nueve piezas). Laura comenzó a hacer una colcha de Bear´s track (huella o rastro de oso). Era más difícil que el nine-patch porque tenía costuras oblicuas, muy difíciles de hacer… (el resto está bien). Es decir, el bloque llamado Bear´s track está formado por pequeñas piezas cortadas al biés (en diagonal), que hay que coser con mucho cuidado para que queden perfectas, y más si se hacen a mano, como hacía Laura. Los bloques de Mary eran cuadrados, por lo tanto más fáciles de hacer. Nada que ver con sombreros de nueve piezas ni colchas de pedazos de piel de oso.

Bear´s paw
Todo este rollo ha servido, al menos a mí, para conocer otro bloquecito más de patchwork, el bear track, muy parecido al bear´s paw, o garra de oso. Para poder hacerlos nada mejor que seguir las instrucciones de una maravillosa página llena de patrones:


Bear´s paw

Al final, de todos modos, me he hecho un buen lío y no sé ya cómo se llama realmente el bloque, puesto que lo he visto escrito de las dos formas, tanto bear´s track como bear tracks. Bueno, lo importante es el concepto.

domingo, 25 de septiembre de 2011

Receta: Puré de verduras


Otra receta superfácil y muy socorrida, sobre todo para una cena ligerita, pues se hace en muy poco tiempo y encima sirve de aprovechamiento para reciclar las verduritas que nos queden en la nevera. Los ingredientes, pues, son variables, ya que depende de lo que tengamos a mano. Yo la suelo hacer así:

- cebolla
- zanahorias
- patatas
- agua
- sal
- una rebanada de pan
- aceite de oliva virgen extra

Picamos la verdura (no hace falta que sea en trozos demasiado pequeños pues luego vamos a batirlo). Echamos una cucharada o dos de aceite en una cazuela y rehogamos toda la verdura unos minutos. Cubrimos con agua, sin pasarnos ya que de lo contrario nos saldrá el puré demasiado líquido, aunque esto va en gustos. Dejamos hervir tapado a fuego suave durante unos 20 o 30 minutos. Echamos la sal y batimos con la batidora o pasamos por un pasapurés. Troceamos el pan en trocitos pequeños y freimos con aceite hasta que se doren. Servimos el puré acompañado con el pan frito.

martes, 20 de septiembre de 2011

Dabbs Greer

Robert William Greer nació el 2 de abril de 1917 en Fairview, Missouri, y falleció el 28 de abril de 2007, a los 90 años, en Pasadena, California. El nombre con el que era conocido, Dabbs, era en realidad el apellido de soltera de su madre.

En sus 54 años de carrera participó en más de 300 títulos, la mayoría capítulos de distintas series de televisión. La última película en la que participó fue La milla verde (1999) donde hace el papel de Tom Hanks de mayor. Pero, por poner algunos ejemplos, salía en series como Picket Fences, Diagnóstico asesinato, Ally McBeal, Roseanne, Starman, El gran héroe americano, Los ángeles de Charlie, El increíble Hulk, Cannon, La ley del revólver, Ironside, El virginiano, Bonanza, El fugitivo, Los invasores, Perry Mason, Lassie, Los intocables... Y participó también en películas como Con Air, De repente, un extraño, Quiero vivir, El terror del más allá, El último tren de Gun Hill, La invasión de los ladrones de cuerpos, Los crímenes del museo de cera, Julio César, Cautivos del mal, etc. La mayoría de sus trabajos son en calidad de actor secundario o de reparto.

Pero si por algo es conocido Dabbs Greer es sin duda por su papel del reverendo Robert Alden en La casa de la pradera (1974-1983).

Su debut fue en una película de 1938 titulada Jesse James, como extra. Cobraba 5 dólares al día, y él solía decir que era un buen dinero en esa época, más de lo que solían ver en mucho tiempo.

Greer murió por problemas en el riñón y en una válvula del corazón. Con su avanzada edad (90 años) no superó la operación que le hicieron para reparar dicha válvula. No dejó descendientes, pues nunca se casó ni tuvo hijos, y además era hijo único.

lunes, 19 de septiembre de 2011

La Negra Susana

De todos es conocido el cariño que los Ingalls tenían por sus mascotas. Quién no recuerda a Jack o a Bandido, dos preciosos perros que acompañan siempre a la familia en distintos momentos. Pero lo que no todos saben es que además de perros, los Ingalls tuvieron también gatos.

El primero de ellos fue una gata a la que llamaban Black Susan, la Negra Susana, supongo que porque era negra, ya que en el libro no se especifica. En La casa del bosque, la autora nos cuenta que en la casita vivían los padres, las tres niñas (Mary, Laura y el bebé Carrie) y un perro llamado Jack y una gata llamada la Negra Susana.

 La Negra Susana se dedicaba a cazar ratones y a dormir, especialmente en el ático, donde nadie la molestaba. En un capítulo del libro vienen a pasar las Navidades unos tíos de Laura junto con sus 3 hijos, y Jack no paraba de dar botes de alegría, porque así habría más gente con la que jugar, pero la Negra Susana huyó del ático y se fue a dormir al establo, donde estaría más tranquila. Menuda era la gatita, jeje.

Pues nada, me ha llamado mucho la atención que haya una gata con nombre propio en los libros de Laura Ingalls Wilder, y quería hacerle un pequeño homenaje. Después ya no se sabe más de ella, puesto que en el siguiente libro la familia Ingalls está ya de viaje rumbo al oeste, y sólo los acompaña Jack. Supongo que la gatita se quedó en los bosques de Wisconsin con alguno de los hermanos de Charles o con sus padres. La dura vida de los pioneros no está hecha para los gatos.


La imagen que acompaña esta entrada corresponde a una de las ilustraciones de Helen Moore Sewell para las primeras ediciones de La casa del bosque. Menos mal que se acordó de añadir a la gatita en sus dibujos. La foto es de mi negrito mimado.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Bolso con asas de madera

El otro día me compré unas asas redondas de las que imitan el bambú para hacerme un bolso para meter las labores de lana antes de que lleguen los fríos, ya que en cuanto empieza el otoño me encanta hacer cosas de lana a crochet. Venía conmigo mi madre y me dijo que ella tenía unas asas de un bolso de hace al menos 20 o 25 años, y que las guardó después de que el bolso se rompiera por si acaso le era útil. Así que le prometí hacerle un bolso con algo de estilo patchwork. Y dicho y hecho, a la semana lo tenía listo. No ha sido muy complicado. Sólo he hecho 6 rosetones de Grandma´s Flower Garden y los he aplicado sobre la tela. Por dentro tiene un forro de tela precioso y un bolsillo grande. Es un diseño muy sencillo porque es el primer bolso que hago de este tipo, y no he querido complicarme demasiado. He de decir que a mi madre le ha gustado mucho. El próximo será para mí, jeje.

Hay alguien a quien le ha gustado mucho también:


lunes, 12 de septiembre de 2011

El señor Edwards

Es un personaje de ficción de la novela de Laura Ingalls Wilder, La casa de la pradera. Cuando los Ingalls llegan al territorio indio conocen al señor Edwards, un cazador soltero que ha conseguido los derechos de asentamiento en la parcela cercana a la de los Ingalls, y que ayuda a Charles a construir su cabaña (a cambio de ayudarle a construir luego la de Edwards). Hacen muy buena amistad Charles y Edwards, y a las niñas Ingalls les encanta el personaje, pero Caroline tiene sus reservas al principio, pues lo considera un hombre demasiado “grosero”. De todas formas cambia de opinión en las primeras navidades que la familia pasa en la pradera, cuando Edwards atraviesa un buen trecho de terreno, incluido un río helado durante una terrible tormenta, sólo para traerles los regalos de Santa Claus a las niñas. Del resto de libros de Laura Ingalls, Edwards tiene una pequeña aparición en En las orillas del lago de Plata y en El largo invierno, donde finalmente se despide de la familia Ingalls.

Victor French con su sempiterna camisa de cuadros.

 En realidad se desconoce si el señor Edwards existió realmente o no, pero los estudiosos de la obra de Laura Ingalls Wilder opinan que parece más una composición de personas que la familia Ingalls fue conociendo a lo largo de los años y que de alguna manera Laura quiso homenajearles creando un personaje al que su familia adoraba. Aunque también hay quien le da un nombre propio: el de un granjero de origen inglés que emigró a Estados Unidos llamado Edmund Mason, aunque la vida de este no guarde mucho parecido con el señor Edwards que todos conocemos de los libros de Laura o de la serie televisiva. En fin, que nadie puede asegurar si este personaje existió o no.

Gregory Sporleder en su papel del señor Edwards.

En la serie de Michael Landon lo interpretó Victor French (4 de diciembre de 1934-15 de junio de 1989). En la miniserie de 2005 Gregory Sporleder hizo el papel de Edwards.

viernes, 2 de septiembre de 2011

Nine-Patch 2

Continúo con mi trabajito de nine-patch. La verdad es que es duro coser y cortar en pleno verano, con todo el calorazo, pero la pasión me puede, y poquito a poco voy llenando la caja con los bloques.


Por otro lado, he buscado hasta la saciedad una imagen de la colcha de patchwork que hizo Mary Ingalls y que se encuentra expuesta en el Laura Ingalls Wilder / Rose Wilder Home & Museum, pero la verdad es que es una tarea muy difícil, porque no hay apenas nada. He encontrado sin embargo una imagen, que es la única que corre por internet. Creo que es interesantísimo por el hecho de conocer cómo se cosía en el siglo XIX, qué telas usaban, etc. Está hecha con bloques de nine-patch unidos con tiras de tela. A mí me parece muy bonita, aunque a veces dudo de mi parcialidad con este tema, jeje, porque todo lo relacionado con el patchwork y los Ingalls me gusta.